domingo, 30 de mayo de 2010

Necesidades:Silencios (II)

Después de aquello Julia se esfuerza por entrar en el mundo de Sandra. Le parece una persona fuera de lo común, le llama la atención su soledad. Primero cambia su puesto en el trabajo, pasa de la mesa tres a la veintisiete, al lado de Sandra. Piensa que tantas horas darán para hablar mucho; inocente, en un mes no consigue ni un mal chiste. Así que decide volver a casa todos los días con ella en el coche. Pasan los semanas y Julia no logra nada, se siente imbécil, cree que está perdiendo el tiempo, “¡Será capulla esta tía!, ¿quién se habrá creído que es?¿Lady Di o Ana Rosa Quintana?”.

Y justo el día que piensa abandonar e irse a casa andando la otra la llama, “¿Tienes un cigarro”. Se quedan apoyadas en el coche, mirando a las demás salir juntas, como un gran equipo.

- ¿Te has dado cuenta?
- ¿De qué?- responde Julia sorprendida ante la iniciativa de la otra.
- Mira bien cómo se relacionan, fíjate.- Julia se esfuerza en ver, pero no logra llegar más allá de un grupo de compañeras y amigas.- ¿No lo ves? Ninguna escucha, todas hablan, ¿realmente se interesan por lo que les otras les cuentan?
- Pues...ahora que lo dices...puede ser que no.
- Lo es.
- Permíteme que te diga algo, eres muy rara.
- ¿Yo? Me haces gracia.- Sandra ha terminado su cigarro entero, Julia se percata de ello y sonríe. En el coche, ese viernes, nadie habla, sobran las palabras.

5 comentarios:

BLANCO dijo...

Muy bueno. El de "los raros" es un gran tema. Todos somos raros para alguien. Los prejuicios, que todos tenemos, nos sirven para filtrar. Y, con frecuencia. filtramos mal: se nos escapan los que merecen la pena, y nos quedamos con los que deberíamos desechar.
Un saludo.

Recuerdos perdidos dijo...

No podemos quedarnos con todos, alguno que otro se nos escapa.
Un saludo.

Vanessa dijo...

Siempre me gustó la gente rara; lo convencional ya lo conozco demasiado.

Recuerdos perdidos dijo...

Vanessa, ¿quién nos exime de estar en el saco?
Un saludo.

Vanessa dijo...

Cada uno decide si quedarse dentro o fuera del saco...