domingo, 23 de mayo de 2010

Necesidades: Mi y tú.



- Te has vuelto muy quejica.
- Pues llevas cinco años con mis quejas.
- Cuando te conocí no eras así.
- Es que he aprendido de ti.
- Imposible, yo no soy de esa naturaleza.
- ¿De naturaleza quejica? No, claro que no. Tú eres un luchador, un reivindicador, las causas perdidas son lo tuyo.
- Entiendo, eso me lo aclara todo.
- Entonces ¿sigo siendo una quejica?
- No, más bien una luchadora nata.
- Fresas, me apetecen fresas.
- ¿Con nata?
- Con fresas basta.

2 comentarios:

Curro Armenio dijo...

Mi ordenador estaba últimamente muy quejica. De no hacerle caso, se me ha muerto. Dile que le ponga nata a las fresas.

Recuerdos perdidos dijo...

Al final le puso nata.